Molibdeno y renio, metales claves para el desarrollo

Desde obras de ingeniería hasta productos domésticos, el molibdeno y el renio son fundamentales por su resistencia y durabilidad.

¿Qué es el molibdeno?

El molibdeno (Mo) es un elemento químico de color gris plateado. Naturalmente no se encuentra en estado puro, sino que como molibdenita. La molibdenita se puede hallar en distintas capas de la Tierra mezclado con otros elementos, principalmente con cobre. De alta durabilidad y resistencia a las temperaturas y la corrosión, el molibdeno es ampliamente utilizado en aleaciones de acero de alta calidad requeridas por la industria metalúrgica, química y metálica.

+

¿Qué es el renio?

El renio (Re) es uno de los metales más raros de la Tierra. No se encuentra en estado puro en la naturaleza, sino mezclado con otros minerales, como la molibdenita. De alta densidad, dureza y resistencia al calor, el renio es utilizado para la elaboración de superaleaciones, usados principalmente en la industria aeronáutica y en catalizadores.

+

Un mundo de molibdeno y renio

+

Agua fresca y saludable gracias al Mo

Las mejores tuberías de agua contienen molibdeno para evitar el óxido y las grietas, reduciendo así las fugas y manteniendo pura el agua potable.

+

Menos azufre, menos contaminación

El uso del molibdeno en catalizadores no solo permite un refinamiento más eficiente del combustible, sino que contribuye a un medio ambiente más seguro al reducir las emisiones de azufre.

+

Aceros de alta gama

Por su gran resistencia a la corrosión, el molibdeno está presente en todos los aceros inoxidables de alta gama. Camillas, salones quirúrgicos y otros aceros utilizados en procedimientos de salud contienen molibdeno.

+

Infraestructura de alta resistencia

El molibdeno resiste mejor la temperatura, los cambios climáticos y la corrosión por la sal en zonas costeras. Por eso, es clave para la durabilidad y seguridad de grandes obras arquitectónicas de acero.

+

Tecnología de punta

Las pantallas planas de computadores o teléfonos deben ser delgadas, pero resistentes. El molibdeno les permite conducir fácilmente la energía, soportar los pixeles y no dañarse con el uso diario e intensivo.

+

Esencial para la vida

Pequeñas cantidades de molibdeno se encuentra en las células de los seres vivos y son indispensables para el desarrollo del metabolismo. Por eso, se utiliza en fertilizantes para vegetales e incluso en medicamentos para personas con deficiencia dietética de molibdeno.

+

Avanzando en la lucha contra el cáncer

Investigadores chilenos lograron diseñar compuestos de renio que podrían ayudar a identificar células cancerígenas y, de este modo, avanzar en la lucha contra esta enfermedad.

+

Renio esencial para la aeronáutica

Los cohetes espaciales también usan renio. Solo así, la cámara de combustión que los impulsa resiste las altísimas temperaturas que llevarán el cohete hasta el espacio.

+

Gasolinas libres de plomo

Para producir gasolinas de alto octanaje y libres de plomo se utilizan catalizadores de renio con platino. Esto mejora la eficiencia de las refinerías y el renio usado tiene una alta tasa de reciclaje.

+

Vuelos de alto alcance

No existe una gran turbina de avión moderno que no tenga renio. Capaz de resistir gran estrés térmico, las aleaciones que contienen renio pueden soportar cambios extremos de temperaturas sin sufrir daños y manteniendo sus cualidades. Así, el renio ha permitido los vuelos de mayor duración de la historia de la aviación.

Preguntas frecuentes

El molibdeno no existe en estado puro en la naturaleza, sino que se obtiene como concentrado de molibdeno, es decir, unido a otros minerales. Este concentrado -también llamado molibdenita- se puede obtener directamente (fuentes primarias) o como derivado de la extracción del cobre (fuentes secundarias). Hoy, el principal origen del molibdeno procesado en el mundo, proviene de fuentes secundarias. Empresas como Molymet someten los concentrados minerales a diversos procesos -especialmente de limpieza y tostación, entre otros- que permiten transformar químicamente los metales y obtener óxido de molibdeno, que es la base para el desarrollo de una amplia gama de productos, especialmente aleaciones de acero.

El molibdeno se usa principalmente en aleaciones especiales de aceros, donde aporta importantes mejoras como: mayor dureza, resistencia a las altas temperaturas y la corrosión, aumento en la durabilidad y mayor eficiencia de las maquinarias. También existen usos del molibdeno en fertilizantes, catalizadores, lubricantes, entre otros productos. El molibdeno se presenta en diferentes formatos siendo los más frecuentes el óxido técnico de molibdeno, ferromolibdeno, dimolibdato de amonio, óxido puro y molibdeno metálico.

Aunque se han encontrado productos del siglo XIV con aplicaciones de molibdeno, su uso solo comenzó a ser habitual a finales del siglo XIX. Para entonces, los primeros experimentos demostraron que el molibdeno podía reemplazar al tungsteno en muchas aleaciones de acero, logrando menor peso y mayor resistencia. Posteriormente, la Primera Guerra Mundial incrementó la demanda de acero, restringiendo el suministro de tungsteno. Esta escasez fue un impulso para el uso de molibdeno y para la investigación de nuevas aplicaciones de este mineral que ha demostrado ser un invaluable componente para superaleaciones a base de níquel, lubricantes, productos químicos, electrónica y muchas otras aplicaciones.

El molibdeno es un elemento natural que, además de encontrarse como mineral, se halla en bajas concentraciones en plantas, animales e incluso dentro del cuerpo humano. Por lo tanto, el molibdeno es esencial para la vida.

Al igual que el molibdeno, el renio no existe en estado puro en la naturaleza. Se le encuentra habitualmente asociado a la molibdenita, la que, a su vez, es un subproducto del cobre. De este modo, el renio se obtiene mediante procesos de limpieza y tratamiento de concentrados de molibdeno. El renio se comercializa principalmente como renio metálico y como perrenato de amonio.

Por su alta dureza y resistencia al calor, el renio es principalmente utilizado como aditivo para la elaboración de superaleaciones. Estas, a su vez, son usadas para la fabricación de turbinas en la industria aeronáutica y, en menor medida, para catalizadores en refinerías de petróleo.

El renio fue descubierto en 1925 por tres científicos alemanes quienes le dieron su nombre en honor al río Rin, en cuyas cercanías se detectó por primera vez este metal.

Las mayores reservas de renio del mundo se encuentran en Chile, seguido de Estados Unidos, Rusia, Kazajistán y Armenia. Chile posee el 50% de la producción mundial y Molymet es el principal actor de este mercado.

¿Quieres saber más acerca del molibdeno y el renio?

Escríbenos y nuestro equipo se contactará contigo para resolver tus preguntas.

Quiero saber más